A más de más de un año del estreno de la segunda temporada de Sherlock, ya fue confirmado que ¡AL FIN está por empezar a filmarse la tercera! La filmación empezará el 18 de marzo, pero hoy se llevó a cabo la lectura de los guiones, como bien se encargó de hacernos saber la BBC One mediante esta foto de  Benedict Cumberbatch y Martin Freeman publicada en Twitter.

Sherlock S3!

No soy de postear noticias en este blog, pero hace tanto tiempo que espero la nueva temporada que simplemente me dieron ganas de comentar esta novedad. Al paso que iba la cosa, había empezado a creer que iba a ver el estreno de la tercera temporada con mis nietos. :-P Por algo en Tumblr llaman a los Sherlockians “The fandom that waited”

Ojalá el estreno no se demore tanto. Es decir, que no sea en el 2033 o algo parecido. ¡Que sea este año! You hear that, BBC?!

Con tanta noticia repetida la semana pasada a raíz del Oscar que recibió Jennifer Lawrence por su trabajo en Silver Linings Playbook, terminé cruzándome de casualidad con un video que compilaba distintas escenas de películas en las que ha participado esta chica. Unas que transcurrían en un bosque me llamaron la atención y, Google mediante, terminé descubriendo Winter’s Bone, film que vengo a comentar hoy.

Winter's Bone

Basada en la novela homónima de Daniel Woodrell, Winter’s Bone (que en Argentina se estrenó como Lazos de Sangre) cuenta la dura historia de Ree Dolly, una chica de 17 años que vive en una zona rural de Missouri, Estados Unidos, y que lucha todos los días por mantener a su familia. Su padre, Jessup, fabricante y traficante de drogas, desapareció del mapa sin previo aviso, dejando como consecuencia a su esposa depresiva y enferma, y a su hija mayor como cabeza de familia a pesar de su corta edad. Las ya precarias condiciones de los Dolly empezarán a empeorar a partir de la llegada de una notificación que advierte que, a menos que el padre se presente ante la justicia por sus delitos cometidos, perderán su casa y sus terrenos. Winter_s_Bone-270791611-largeSabiendo que sus hermanos pequeños y su madre dependen de ella, Ree se pondrá entonces como objetivo encontrar a Jessup en un último intento desesperado por salvar lo único que les permite sobrevivir y que los sostiene como familia.

Winter’s Bone  es una película independiente que explora un tipo de historia poco comercial y, además, protagonizada por gente usualmente olvidada por el cine nortamericano: la vulgarmente conocida como “white trash”. Ese término, que literalmente significa “basura blanca”, es utilizado despectivamente para referirse a personas de clase baja, carentes de educación, que viven (o más bien sobreviven) en condiciones de vida penosas y que suelen  habitar el sur de Estados Unidos. En este contexto, lo que muestra Winter’s Bone es la búsqueda desesperada de una chica joven y todos los peligros a los que debe enfrentarse con cada paso que da gracias a la mala gente con la que su padre, por cuestiones “laborales”, tenía relación. Además, la película también hace hincapié, sin caer en golpes bajos, en la relación afectiva de Ree con sus hermanos y en cómo ella estará dispuesta a tomar decisiones difíciles y horribles con tal de salvar a su familia.

La película me pareció realista y también bastante dura. Las historias de vida de los personajes ya son de por sí complicadas, y eso, sumado a los tonos fríos de la fotografía, hace de Winter’s Bone una película por momentos bastante depresiva, donde ningún personaje asoma una sonrisita ni de casualidad. Y es que, la verdad, no tienen motivo alguno en sus vidas para sonreír. A pesar de que la narración tiene un ritmo por momentos medio lento, me pareció que la historia está bien contada, y logró mantener mi atención gracias a buenas dosis de suspenso, a las actuaciones, y a la fotografía que, repito, ayuda a crear un ambiente aún más triste y opresivo.

winters_bone_2010_6

Por otro lado, el elenco no decepciona para nada. Jennifer Lawrence, que por ese entonces tenía 19 o 20 años, está realmente muy bien en su rol de adolescente que carga con un tremendo peso sobre su espalda: el de mantener a su familia y vivir una vida dura en un lugar tan inhóspito, donde casi no tiene amigos y donde sabe que no tendrá un futuro. Otro que destaca mucho es John Hawkes, quien interpreta al tío de Ree, consumido por las drogas pero todavía con algo de lucidez mental para ayudar a defender a los suyos. Si bien ellos dos son los que más destacan, la verdad es que todos los secundarios también están muy correctos en sus papeles y creo que no hay actuaciones flojas.

No sé si es una película para todos, pero sí me parece recomendable para aquellos a los que les gusten los dramas con historias bastante realistas, “densas”, y con muchas características dignas del cine negro. Aún sin ser un peliculón, Winter’s Bone me pareció interesante. Vale la pena verla.

Imagen3

Ayer conseguí el nuevo álbum de Stereophonics, y la verdad es que cada vez que lo escucho me gusta un poco más. Los dos últimos trabajos de la banda no me habían llegado demasiado, pero Graffiti on the Train  me capturó desde el primer momento. Tiene lindas canciones (algunas más alegres, otras más tristonas), la voz de Kelly Jones sigue siendo increíble, y de alguna manera el disco suena más maduro que los anteriores. Es como si todo encajara perfectamente, o al menos esa es la sensación que me produce cada canción.

Pero hoy no vengo a hacer una reseña del disco, sino a compartir con ustedes un mini recital acústico que dio la banda en Abbey Road hace unos meses para presentar un par de canciones del nuevo disco y tocar algunos temas viejos. Muy lindo show. A lo mejor les sirve para engancharse con la banda si no la conocen, o para volver a enamorarse de su música como me está pasando a mí ahora.

Los temas que tocaron fueron: “In a Moment”, “Local Boy in the Photograph”, “Indian Summer”, “Dakota”, “Jealousy”. El segundo tema fue originalmente “Maybe Tomorrow”, pero no está incluido en el video. IN-JUS-TI-CIA.

Emma Thompson y Alan Rickman conforman una de esas parejas de actores que, a lo largo del tiempo, nos hemos acostumbrado a ver trabajando en la pantalla grande bastante seguido. Amigos desde hace por lo menos veinte años, ambos actuaron juntos en Sense and Sensibility, Love Actually, Judas Kiss, dos películas de la saga de Harry Potter, y Emma y su madre, Phyllida Law, hasta protagonizaron The Winter Guest, dirigida por Rickman. Afortunadamente, en el año 2010 la BBC volvió a reunirlos, pero esta vez en la televisión. ¿El resultado? Excelente.

Song of Lunch

La producción en cuestión se llama The Song of Lunch y es una dramatización del poema narrativo del mismo nombre escrito por el británico Christopher Reid. En él, Reid cuenta la historia de dos viejos amantes que se reencuentran, luego de 15 años, en el mismo restaurante italiano que solían frecuentar cuando estaban juntos. Pero, por supuesto, el tiempo pasó y las cosas cambiaron: las vidas de ambos no son las mismas y ya ni siquiera su viejo restaurante es lo que solía ser. Todos los buenos recuerdos de una relación que no volverá permanecen solamente en el pasado, y eso, como bien se encarga de mostrar Reid, a veces es difícil de aceptar.

Es muy extraño encontrar poesía en la televisión por estos días, pero The Song of Lunch funciona a la perfección gracias a las maravillosas interpretaciones de Thompson y Rickman, que le dan vida a dos personajes de los que nunca se llega a saber sus nombres, pero sí pequeños retazos de sus vidas que dan una idea de lo que significó su relación tantos años atrás.  Si bien ambos actores están geniales en esta dramatización, debo decir que es sobre todo Rickman quien más destaca, ya que se encarga no sólo de actuar sino también de narrar el poema de principio a fin.

Alan Rickman. Narrando.

song of lunch 2

Todo aquel que haya visto aunque sea una película con este tipo, o lo haya escuchado hablar alguna vez, sabrá lo que esto significa. Es justamente la  voz de este señor -aquí con un tono a veces nostálgico y a veces irónico- la que atrapa al espectador desde el primer minuto y lo guía a lo largo de una historia que uno siempre observa únicamente desde el punto de vista de su personaje. Si bien la mayor parte de la película se basa en la narración del poema, a partir de la aparición del personaje de Thompson también se introduce algo de diálogo entre los personajes, cosa que ayuda aún más a amenizar esta breve pero muy efectiva adaptación.

The Song of Lunch cuenta una historia sencilla y hasta un tanto agridulce acerca del irremediable paso del tiempo, y esto, sumado a la narrativa simple de Reid, y especialmente a las interpretaciones de dos actorazos, la convierte en una producción muy recomendable. Dura menos de 50 minutos, tiene un narrador de primera, y muestra un mano a mano entre Emma Thompson y Alan Rickman… sí, definitivamente tienen que verla.

Reseña publicada originalmente en el blog TeleObjetivo, con algunas modificaciones.

Muse - War Child

El lunes pasado Muse ofreció un recital en el 02 Shepherd’s Bush Empire de Londres a beneficio de la organización War Child, cuyo objetivo es ayudar a niños de todo el mundo que son víctimas de los estragos causados por las guerras. Afortunadamente para los fans, el show fue transmitido en vivo por Youtube, duró más de lo esperado, y la banda sorprendió con un par de canciones viejas. Obviamente que no pude asistir personalmente al concierto, pero ya que pude ver la transmisión, y que el año pasado no hice ningún comentario respecto al último álbum de los de Devon, aprovecho para decir un poco de todo en este post.

Una vez más, queda clarísimo que Muse es una enorme banda en vivo. De las mejores. Con o sin parafernalia (en su gira actual tienen pantallas que proyectan distintas imágenes, una pirámide de televisores, y muchas, muuuuuchas luces), ellos siempre entregan todo su poder y virtuosismo arriba del escenario. El setlist puede ser debatible en ciertos aspectos (ya voy a llegar a eso), pero ellos como grupo no decepcionan nunca. Matt Bellamy es un músico tremendamente virtuoso, sea como cantante, guitarrista, o pianista, y parece que mejora en cada recital que da con el grupo. Pero Muse no es una sola persona, sino que es un power trío y, sobre todo, un grupo de amigos que definitivamente no funcionaría si faltara alguna parte. Dom Howard (que me parece un baterista tre-men-do) y Chris Wolstenholme aportan bases muy muy sólidas en cada canción, y en esta gira hasta el bajista tiene más participación, ahora como cantante. Pero esto no es novedad, ¿no? Los que venimos escuchando a la banda desde hace años lo sabemos muy bien. En mi caso, me hice fan en el año 2007 y sinceramente me fascina y me alegra ver cuánto han evolucionado a nivel musical, más allá de que su último disco, The 2nd Law, haya cultivado opiniones diversas entre los seguidores de la banda.

Matt

Aunque algunos odian este álbum por ser bastante ecléctico (pero que, aún así, no deja de tener la esencia de la banda) y otros lo elevan a la enésima potencia, lo cierto es que a los miembros de Muse no parecen importarle demasiado las opiniones ajenas y se ven satisfechos con su último trabajo. Tanto así que en su relativamente corto recital del lunes tocaron ocho de los trece temas que incluye el disco. ¿Está “bien” que en un concierto breve la banda le haya dedicado mucha atención a temas nuevos? ¿Deberían haber tocado más clásicos? Por supuesto que no está ni bien ni mal y que todo depende de la decisión de la banda. Al fin y al cabo son sus integrantes los creadores de la música, no los fans. Pero haciendo un sondeo general durante y después del recital, pude observar que eran (éramos, me incluyo en el grupo) varios los que pedían más temas viejos y no tanto los nuevos.

Chris

En lo personal, me gusta mucho The 2nd Law (aunque no tanto como los álbumes anteriores), pero las veces que he podido ver online recitales de esta gira me da la impresión de que algunas canciones bajan el nivel de energía y hasta llegan a aburrir un poco. Y no tiene que ver con que son nuevas y todavía no nos acostumbramos a ellas, porque cuando Muse arranca tocando ese temazo llamado “Supremacy”, tiembla todo. “Panic Station” me encanta, me divierte un montón. “Animals” es típicamente musera, y la misma sensación tengo con “Survival”. Ahora hasta “Madness” me gusta, y todo gracias a la explosión bastannnte U2era que hace el tema cuando Matt canta “I need to looove…”. No, esos temas están bien. Al “problema” lo tengo con algunas canciones como “Explorers” y “Save Me”, que si bien son lindas no terminan de capturar mi atención, y cuando aparecen en los recitales no puedo evitar pensar que en lugar de ellas podrían estar tocando otras como “Citizen Erased” o “Showbiz”, por ejemplo. Obviamente que esto es cuestión de gustos y muchos no estarán de acuerdo con mi opinión, pero es lo que me pasa. Igual creo que si los viera en vivo otra vez (me refiero en persona, no por medio de una pantalla) disfrutaría todos los temas y no protestaría demasiado. Salvo que no tocaran “Map of the Problematique”… ahí sí que me quejaría, porque ese tema es todo. He dicho.

Eso con respecto a algunos temas nuevos que tocaron el lunes. Cuando la banda tocaba algunos clásicos, el público se levantaba por completo, especialmente con canciones como “Knights of Cydonia” (que, en mi humilde opinión, debería seguir cerrando todos los shows en lugar de quedar al medio del setlist), “Plug In Baby”, “Starlight” y “Time Is Running Out”. Mención especialísima para la sorpresa de la noche, la súper potente “Dead Star”, que me resulta imposible escucharla y no pensar: “¿Ven? Podrían reemplazar temas nuevos tranquilitos por otros como este”. Y por último, imposible olvidarme de “Sunburn”, clásico del primer disco de la banda y uno de mis temas favoritos. Muy bueno.

Dom

Knight of Cydonia? Horse of Cydonia? Drummer of Cydonia? Dom Howard, señores.

En conclusión, un show potente (y que podría haber sido aún más poderoso con la inclusión de otros temas) que una vez más vuelve a mostrar el gran momento en el que se encuentra Muse que, como vengo diciendo desde hace años, para mí es una de las mejores bandas de los últimos 15 años. Ojalá podamos tenerlos por estos lados este año y ojalá pueda volver a verlos, porque sinceramente el recital del 30/03/2011 como soporte de U2  se me hizo muuuy corto.

Les dejo el setlist del show y el video del recital para que lo disfruten. Lamentablemente, los que lo subieron a Youtube se “olvidaron” de incluir temazos como “Supremacy” y “Plug In Baby” así que, por ahora, está incompleto…

Supremacy
Supermassive Black Hole
Panic Station
Dead Star
Animals
Follow Me
Knights of Cydonia
Monty Jam
Explorers
Sunburn
United States of Eurasia
Save Me
Madness
Plug In Baby
Time Is Running Out
Uprising
——-
Starlight
Survival

Homenajeando series

Antes que nada, perdón por no actualizar desde hace más de una semana. He sido abducida por el estudio (o algo parecido) una vez más. Estoy preparando un par de posts, pero hasta que estén listos pueden pasar algunos días más, así que para no seguir dejando el blog tan desactualizado comparto con ustedes un par de fanvids que hice hace un tiempo.

Dos años atrás creé mi tributo a The X-Files y, a pesar de usar el bastante rudimentario Windows Movie Maker, creo que tan mal no me quedó. Estos videos que vengo a mostrarles ahora, mis tributos a las series House, Life on Mars y Ashes to Ashes, fueron hechos con el Sony Vegas y me parece que están bastannnnte mejor. ¿Qué opinan?

Advertencia: ¡no vean los videos si no vieron las series y quieren evitar spoilers!

Hago una interferencia momentánea en la transmisión para comentarles que, si les interesa, pueden seguir las novedades del blog vía Facebook y Twitter!


icontexto-webdev-social-bookmark-09-bonus FaceBook_256x256